Noticias, información, fotos y curiosidades sobre viajes en nuestro buscador.-

Cristina García Pérez/EFE

  • La guía Lonely Planet califica a Atacama de destino imprescindible para 2015.
  • El desierto chileno concentra el 40% de los principales telescopios del planeta.
  • Aimaras y atacameños ofrecen fiestas tradicionales y rica gastronomía.
  • Y actividades deportistas: rutas desde las lomas de los volcanes, descenso de dunas con tablas o paseos a caballo.

La belleza del cosmos en Ultra HD

Los ojos del mundo, cielo nítido salpicado de estrellas, hogar de pueblos indígenas, cuna arqueológica de variada oferta, son algunas de las bellezas que guarda el desierto más árido del mundo, Atacama, recomendado por Lonely Planet como destino imprescindible para 2015.

Con más de 100 millones de libros impresos en nueve idiomas y diez millones de usuarios únicos mensuales en su web, la guía Lonely Planet, que tiene una solida credibilidad en temas de turismo, publicó sus diez destinos recomendados para el próximo año. En su comentario sobre el desierto de Atacama, la editorial destaca su fama a raíz del rescate de los 33 mineros en 2010, su singular paisaje, los cielos despejados que lo convierten en un enclave perfecto para la observación astronómica y la rica gastronomía.

Que la célebre guía ponga sus ojos en Atacama, es solo una prueba más de que, desde hace años, este emplazamiento único ha abierto sus encantos a los turistas, que al llegar a Chile quedan impresionados por su belleza paralizada en el tiempo. “Cada vez recibimos más turistas, principalmente europeos y brasileños aunque estamos abriendo nuevos mercados”, explica Marcela Godoy, directora de la oficina del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) de San Pedro de Atacama.

El desierto chileno es lugar de observatorios astronómicos, entre los que se encuentra el Proyecto Alma y Cerro Paranal, concentrando el 40% de los principales telescopios del planeta, lo que se ha convertido también en un gran atractivo. Godoy considera que el hecho de que gran número de países hayan colaborado en la instalación de nuevos telescopios ayudó al creciente turismo astronómico.

Pero no solo de su cielo vive Atacama, el altiplano cuenta con una rica influencia de pueblos indígenas (aimaras y atacameños), que siembran el desierto de fiestas tradicionales, pequeños enclaves y rica gastronomía. “La gastronomía de la zona es muy solicitada, tenemos un amplio abanico que va desde la base local a nuestras propuestas gourmet“, añade Godoy.

El lugar también concentra un gran número de actividades para deportistas, que van desde rutas desde las lomas de volcanes como el Licancabur de 5.920 metros de altura, al descenso de imponentes dunas con tablas, pasando por paseos a caballo. “Los lugares más visitados son el Valle de la Luna, Valle de la Muerte, Géiseres de El Tatio, laguna Cejar, laguna Temenchique, pero también están surgiendo nuevos atractivos turísticos”, señala la responsable de turismo de San Pedro de Atacama.

Algunas de las nuevas líneas de exploración son el Valle Arco-Iris, Salar de Tara, Piedras Rojas, además de múltiples ofertas de turismo alternativo que permiten al viajero meditar en lugares únicos o conocer familias autóctonas.

En cuanto a la época más visitada, Godoy afirma que se reciben gran número de turistas entre septiembre y marzo, por lo que si se busca un viaje más contemplativo, el resto del año es la época ideal.





Viajes

No hay